viernes, 6 de febrero de 2015

Australopithecus

Soy la trenza hecha de jirones,
atados en pretérito imperfecto.
Mi piel es de ocre y antepasado.

Soy de barro y lasca desafilada,
albergo mito y rito en mi pecho.
Cruento estandarte en mis ojos.

Soy el lenguaje hecho silencio
que erguido camina entre cenizas.
Mi boca sabe a evolución y a prado.

Soy los apellidos grises del mundo,
el mortero destructor sin artillería.
Oriunda de esquirlas indoeuropeas.

Soy el horror al vacío y a la noche,
un ánfora, una antorcha, una vida.
Mi sangre es la tinta cuneiforme.

Despierto y olvido, sueño y recuerdo,
el viento trae las semillas de la historia
a mi ventana: polvo, silencio, despojo.

Algunas semillas las planto en la tierra,
otras son alimento para los pájaros...
Soy la trenza hecha de linaje rugiente.

                         Soy el pasado que habla,
                                soy el presente que calla. 


G. S.



"El horror de habitarme, de ser- qué extraño- mi huésped, 
mi pasajera, mi lugar de exilio."

                                                                   Alejandra Pizarnik 

24 comentarios:

  1. Somos de aquel linaje rugiente que bajó de los árboles en la sabana africana.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu visita Emilio - efectivamente, ese lado salvaje late fuertemente en nuestro interior. ¡Un abrazo!

      Eliminar
  2. Me gusta tu blog y tu trenza, así que¡Te amenazo muy seriamente con volver!
    Besos
    André

    ResponderEliminar
  3. Vengo de lo de Kasioles
    Tu comentario me hizo venir a verte
    Me ha encantado la magia de tu blog

    ResponderEliminar
  4. Estupendo, Gema. Es un texto complejo por su profundo contenido. Es un canto salvaje de la naturaleza. Muy bello. La frase de la poeta lo borda.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Gracias por visitarme, por eso te he conocido y me ha gustado la relación que tienes con las palabras, así es que me quedo por aquí brujuleando.
    Encantada de haberte conocido.

    ResponderEliminar
  6. me encanta la poesía!! y volver por aquí.

    ResponderEliminar
  7. aprecciate your blog kisses andy

    ResponderEliminar
  8. Buenas tardes, Gema:
    Hay personas empeñadas en desligar trenzas ajenas, lo mismo que se afanan en desunir a los acompasados. Hay pieles inmaculadas, ufanas de no presentar ninguna cicatriz de lo vivido, que se burlan del tono ocre de la tez sentida. Hay vidas impolutas que al llegar sin mellar al fin de su camino, comprenden que su corazón fue una piedra que nunca talló una emoción ni embadurnó un remordimiento. Hay voces que sólo hablan del hoy, pues admitir su ayer las enmudece.

    Lo bueno del presente es que en un instante se convierte en pasado, en recuerdos de los que aprendemos o en los que encontramos la fuerza para trenzarnos a la vida, lucir la piel herida o dejar piedras que ayuden a los demás a decidir su camino. Primero seamos Australopithecus, ya llegará el momento de ser Homo sapiens.
    Gracias por dejarnos esta ìedra rúnica en el camino, Gema.

    ResponderEliminar
  9. Impresionante poema por la belleza de tu verbo y por esa declaración existencial de nuestro origen. De ahí provenimos y llevamos la antorcha del pasado en el pecho y un toque de primitivismo en el instinto que nos enfrenta al prójimo.
    Somos amor y odio; ira y paz...

    Me encanta este poema.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Caramba ¡que buen poema!
    Gracias por pasarte por allí :) ***

    ResponderEliminar
  11. Soy la palabra enmudecida,
    la frase hecha poesía,
    el verbo conjugado,
    la sílaba entonada,
    el suspiro sonrojado,
    la mirada que vuela
    bajo el manto de tus letras.

    Un placer siempre leerte, preciosa.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  12. Soy y somos todo aquello y tanto más. Somos el pasado inscrito en el alma, las palabras aprendidas a fuego y roca. Somos la palabra apenas balbuceada pero aprendida para ser arma que construye y avanza.
    Agradecida de tu paso en mi blog. Agradecida de ser mi seguidora número mil. Después de tantos años siempre el blog una alegría me regala....A mi regreso de vacaciones te visitaré.
    Un abrazo desde mi tierra de cobre, vides y alerce.

    ResponderEliminar
  13. Somos, al revés y al derecho siempre somoS. El grito de la noche, la prisa matutina, un beso diluido en silencios y una pupila que olvida. Soy un viajero detenido en el ritmo de tus palabras. Soy, un comentario. Felicidades.

    ResponderEliminar
  14. Eres un brote de poesía en medio de un páramo de tedio gris.
    Que la vida te riegue bien y sigas floreciendo.

    ResponderEliminar
  15. Venía para agradecer tu visita y me encuentro con una poetisa que hace un bello recorrido metafórico por la historia.
    No dejes de avisarme cuando publiques, yo suelo corresponder contestando a todos aquellos que visitan mis pucheros.
    Yo también me quedo de seguidora.
    Cariños y buen fin de semana.
    kasioles

    ResponderEliminar
  16. Gracias por la visita, así he podido conocerte.
    Me gusta esta poesía.
    Se agradece leer algo diferente.

    Volveré.

    Saludos

    ResponderEliminar
  17. Muy profundas tus letras, nos dejas una buena reflexión, me ha encantado esta frase.

    Soy el pasado que habla,
    soy el presente que calla.

    Grcias por tu visita y seguimiento, me quedo.
    Un abrazo
    Ambar

    ResponderEliminar
  18. Ser o no ser... siempre mejor la primera opción, seamos quienes seamos.

    Me ha gustado y estimulado mi mente.

    Abrazotes.

    ResponderEliminar
  19. Lo positivo y lo negativo, lo suelto y lo atado... así somos, Gema. Oxímoron viviente, latiente.

    Mil besitos y buen finde.

    ResponderEliminar
  20. Me quedo sin palabras para explicarte lo que me parece... Es buenísima tu poesía.

    Es profunda...

    Muchos besos

    ResponderEliminar
  21. Un pasado interesante cantado poéticamente.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  22. Si, sos el resultado de una mujer que vino de otra mujer y de otra y de otra. Y por eso sos lo que sos, cargando lo milenario, trayendo al presente tu lado profundo y poetico.
    Impactante, siempre.
    Besos.

    ResponderEliminar
  23. Permíteme que esta vez sólo te aplauda con emoción. El resto ya lo sabes tú. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar