martes, 3 de febrero de 2015

Época desinformada

Correteaban las ardillas
            de rama en rama...

Sintió los ojos enrojecidos,
leyendo los titulares de hoy, 

consternado, agrietado...
Guardó sus gafas eclipsadas. 

Se levantó del banco y 
abandonó el periódico.
Malhumorado, se marchó. 


Sólo después, 

cuando habían cerrado el parque, 
sonó un retortijón existencial
que agitó los pinos, 
el espliego y los abetos
los fresnos, los madroños 
                       y los robles.

Y de pronto cobraron vida
las noticias en un torbellino insólito
envolviendo a los patos

de cuento, de fábula, de crónica.
Créeme, así sucedió, 
me lo contó el banco de piedra,
                      ¡Gran desconocedor! 

G. S. 

30 comentarios:

  1. Me reafirmo en lo grande que eres, no me extraña que cada vez tengas mas fans. Es imposible estar a tu altura. Esta entrada parece algo que solo puede pasarnos a los literatos con la cabeza ya ida. Sabes? Si yo viviera cerca del Retiro, buscaria ese tipo de experiencias por sus rincones. Magnifica eres, magnifica amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo una estatura 'average', no tengo "fans" - tengo amigos lectores y curiosos amantes del verso, y tercero, ¿estás insinuando lo que creo? Te tendré que llevar al Retiro para inhalar inspiración y "espiración". Pese a tus insinuaciones descubiertas respecto a mi falta de cordura... te quiero igual. Un beso y gracias por tus palabras, no me hagas mucho caso. Pero tampoco poco.

      Eliminar
  2. Estoy totalmente de acuerdo con Damadelarosanegra, estoy descubriendo que eres grande, una excelente poeta, ¿sabes que no sé qué comentarte? tal vez estropee tu poema si algo dijera, lo que tú has expresado es tan bello.

    Te felicito por tu manera de transmitir poesía.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias María, no sé que decir ante tales cumplidos, me enmudezco. Creo que todavía me queda mucho por mejorar, pero es un placer tener a artistas como tú en este viaje bidireccional de enseñanza-aprendizaje. Una profesora sentenció: a leer se aprende leyendo y a escribir, escribiendo - ¡cuán cierto es! Recibo tus palabras con mucho cariño y te las agradezco. Pero en ningún caso creo que estropearas nada, tus palabras no tienen nada que envidiar a las mías. Otro beso para ti.

      Eliminar
  3. Impecable transmisión del mensaje con la "extraña comunicación" donde todos y ninguno llega a recoger la idea original.
    Agradezco mucho conocerte y aprender de ti.

    Besos muchos
    tRamos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Tramos, sé bienvenido, gracias por plasmar tu huella en la arena. Cada vez hay más formas de comunicarse e irónicamente cada vez es más complicado llegar a la 'Verdad'. Un abrazo, nos leemos.

      Eliminar
  4. Por apurado se lo perdio,lastima
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me has hecho esbozar una sonrisa con tu comentario... ¡Gracias amiga! Un abrazo

      Eliminar
  5. Hola Gema! Pasé a agradecer tu comentario, y me quedé leyéndote..también,gratamente sorprendida,con tu blog! Me ha encantado este poema, con ese toque casi mágico,a través de tu mirada!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Lunaroja, nadie sabe lo que ocurre en los parques cuando los cierran... Un abrazo, me alegro de que te haya gustado. Te agradezco la visita y el comentario.

      Eliminar
  6. La exquisitez fabular nos arremolina para no permitirnos ver a ¿el protagonista? ¿la protagonista? ¿los, las protagonistas? ¿El hombre de las gafas eclipsadas, las ardillas, el periódico, las puertas que se cierran, el banco de piedra? ¡Tú, eres la protagonista! Un enorme abrazo de bienllegada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Julio, gracias por tus palabras, desde la infancia nos atrapan y cautivan las historietas y cuentos... Y de mayores aprendemos que la vida es la mayor fábula jamás contada, donde ficción y realidad se amalgaman. Yo tan sólo transcribo un pedazo de este ilusionismo existencial, los protagonistas son siempre aquellos que leen mis escritos. Te envío otro fuerte abrazo en forma de eclipse.

      Eliminar
  7. Ese gran desconocedor posiblemente era feliz al no sentir ni saber el devenir de los tiempos, sabía mucho de si mismo pero nada de lo que ocurría a su alrededor.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario y por la visita, te doy la bienvenida y te envío un abrazo.

      Eliminar
  8. Me gustó el cierre, inesperado y original.

    Saludos Carmen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Carmen, me gusta que te guste. Un beso

      Eliminar
  9. i love you kisses andy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh my, this is getting too personal Andy - thanks for your visit, anyway. Can you speak Spanish?

      Eliminar
  10. Cuando no estamos, qué ocurre??????????

    Ayyyy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y si vamos más allá...¿Qué ocurrirá cuando no estemos? Esta pregunta me causa estupor. Gracias Toro por leerme, un beso.

      Eliminar
  11. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Gema:
      Acabo de llegar a tu blog, gracias por la bienvenida.
      Creo que en la vida no hay mayores desconocedores que los testigos mudos de lo que no les pasa y los inmóviles pétreos ante lo que les pasa.
      Insensibles frente a lo que les ocurre, como un banco de piedra lo es a la alegría de los niños que juegan en el parque o a la belleza natural que lo rodea, muchos disfrazan su falta de sensibilidad como dureza. Por lo que sus cuentos informan de lo que ellos no viven y de lo que en los demás no aprecian.
      Un gran poema, Gema.

      Mi anterior comentario eran estas mismas palabras, pero con faltas y apurones. Hoy ando un poco tormentoso, cosas de no ser un banco de piedra.

      Eliminar
    2. Buenos días Nino, espero que el 'tormento' se esté desvaneciendo poco a poco y se despeje el cielo. ¿Qué puedo decirte por dejarme estas bonitas palabras? Te lo agradezco mucho, me has hecho reflexionar dentro de la propia reflexión. Tristemente, a veces nosotros mismos nos petrificamos y parecemos ajenos a las maravillas que nos regala el mundo cada día, y como añadidura a tu magnífico comentario te copio un fragmento de Walt Whitman de su poema Hojas de Hierba:

      " Creo que una brizna de hierba no es inferior a la jornada de los astros
      y que la hormiga no es menos perfecta ni lo es un grano de arena...
      y que el escuerzo es una obra de arte para los gustos más exigentes...
      y que la articulación más pequeña de mi mano es un escarnio para todas las máquinas.
      Quédate conmigo este día y esta noche y poseerás el origen de todos los poemas.
      Creo en tí alma mía, el otro que soy no debe humillarse ante tí
      ni tú debes humillarte ante el otro.
      Retoza conmigo sobre la hierba, quita el freno de tu garganta.
      (...)
      Creo que podría retornar y vivir con los animales, son tan plácidos y autónomos.
      Me detengo y los observo largamente.
      Ellos no se impacientan, ni se lamentan de su situación.
      No lloran sus pecados en la oscuridad del cuarto.
      No me fastidian con sus discusiones sobre sus deberes hacia Dios.
      Ninguno está descontento. Ninguno padece la manía de poseer objetos.
      Ninguno se arrodilla ante otro ni ante los antepasados que vivieron hace milenios.
      Ninguno es respetable o desdichado en toda la faz de la tierra.
      Así me muestran su relación conmigo y yo la acepto.
      (...)
      No pregunto quién eres, eso carece de importancia para mí.
      No puedes hacer ni ser más que aquello que yo te inculco. "

      Eliminar
    3. Posdata: Cabeza la mía, gracias por acercarte a conocer mi rinconcito y por tus palabras. Un fuerte abrazo, nos leemos. Hasta pronto Nino

      Eliminar
  12. Original y hermosa fantasía hecha poema.

    una lluvia de besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Maduixeta por tus palabras, tan dulces como siempre. Un beso

      Eliminar
  13. Encantadora fantasía.Cuando uno se sienta en un banco de El Retiro y contempla su belleza y el ir apresurado de las ardillas por los troncos y ramas...la imaginación crea historias poéticas como esta.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar