viernes, 13 de febrero de 2015

Quintaesencia: estela de paso















Para llegar a ti subí a un tren en marcha.
Mi cuerpo contra la máquina:
         Un titan sin clemencia.

Decidí saltar al vacío incierto y
aferrarme a la velocidad que
ensancha el tenso hilo del camino.

Sin destino, sin maleta, sin nada
que ganar o perder en el salto.

Mi cuerpo era una bandada de patos,
corriendo sobre la plenitud verdosa,
sentí un escalofrío - o un temblor -
sentí miedo trepando por mi espalda -
           o un poso de amor.

Decidí vivir la vida en marcha,
dejando tras de mí
un humeante rastro de recuerdo,
ensuciando el cielo azul
de carboncillo y murmullo.

Entramos en un túnel -
            y éramos luz, éramos estrépito.
Atravesamos un puente  -
             y éramos movimiento sobre
             las mansas aguas. Éramos dos reflejos.

Para llegar a ti subí a un tren en marcha.
Mi cuerpo era un cometa sin cola,
acercándome al Sol - sabiendo mi muerte
                                    en la Vía Láctea.  

G. S.


18 comentarios:

  1. ¿y qué no haría para llegar a ti?
    un precioso poema.

    una lluvia de besos

    ResponderEliminar
  2. Muy en consonancia con mi entrada de hoy, aunque no tenga nada que ver.

    ResponderEliminar
  3. La Vía Láctea es un chorro de leche materna, allí la muerte debe ser dulce.

    ResponderEliminar
  4. El espacio y el tiempo se contraen en la eterna búsqueda de la plenitud... éramos luz y caminamos hacia el agujero negro de la memoria.


    Bss

    ResponderEliminar
  5. Somos viaje dentro de este viaje en el que el tren no espera o detiene.
    Subir a él y sentirlo todo así como tú lo dices, como atrapándolo en cualquier resquicio del corazón hasta que ese músculo se agote.
    Precioso poema.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Para llegar a tus letras subí -irresponsable de mí- en la vorágine de las emociones y, sabido de mi muerte como lector, aquí me tienes vibrando en tus pálpitos. Felicitaciones. Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Muchos subimos y bajamos de ese "tren en marcha", que es la vida.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Disfrutar de ese viaje, soltarse el pelo y sentir el viento en la cara. Vivir y sentirse vivo por el traqueteo de ese tren.

    Mil besitos, Gema.

    ResponderEliminar
  9. Viaje fantástico en el espacio, bien.


    Beso

    ResponderEliminar
  10. Subirse a un tren para llegar a un viaje sin retorno, para alcanzar el alma y la paz, para sentirse vivo y con ganas de llegar a su corazón.

    Preciosos versos.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. ¡Bellísimo blog! Soy del Club de las Escritoras y ya te sigo. Un besote. Lou

    ResponderEliminar
  12. Majestuoso.
    Qué placer leer tu poesía. ¡Cómo me ha gustado! No tengo palabras para tanto deleite.
    Me retracto; no escribes como los ángeles. Escribes como los dioses.

    Un beso muy grande

    ResponderEliminar
  13. Y luego elegiste transformada en una super nova , estarias muy bella en medio del universo .
    Un poema precioso besos de flor.

    ResponderEliminar
  14. Para llegar a ti subí a un tren en marcha.
    Mi cuerpo era un cometa sin cola,
    acercándome al Sol - sabiendo mi muerte
    en la Vía Láctea.

    Maravillosa muerte. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar